Castell de Santueri
Mallorca
 

Punto A: Acceso, Puerta Tronera y Cuerpo de Guardia

  • El recorrido hasta el interior del Castillo de Santueri se realiza a través de dos tramos: el primero de ellos está compuesto por dos muros perpendiculares, con una serie de aspilleras (aberturas largas y estrechas practicadas en los muros para disparar) y líneas de piedra alineadas mediante Opus Spicatum, antigua técnica constructiva de origen romano, llamada así por ser en forma de espiga de trigo, muy usada en época medieval cristiana e islámica. Este tramo finaliza en un arco de medio punto provisto de una reja; tras su paso, nos introducimos en el segundo. 
  • En el segundo tramo, a la izquierda, podemos ver más aspilleras y al frente, la magnífica Torre del Homenaje; a la derecha encontramos los restos de la primera muralla, también con sus aspilleras,  llegando hasta la fachada principal y la puerta tronera del castillo. Nótese como las aspilleras fueron orientadas estratégicamente para cubrir con arcos o ballestas las probables zonas de ataque. Se cree que el primer tramo estaría cerrado formando una torre. Esta zona fue consolidada y reconstruida en 2011.
  • En la fachada principal, mirando hacia arriba, se pueden observar los restos del matacán, uno de los elementos defensivos más importantes del recinto, que consistía en una estructura en forma de parapeto, probablemente de piedra, o quizá de madera, sustentada sobre ménsulas separadas entre sí. Los espacios entre las ménsulas eran aprovechados para atacar al enemigo, con piedras o líquidos, una vez éste se encontraba al pie de la muralla y no se podía conseguir con otros sistemas defensivos. Es más, la serie de ménsulas en el muro de la fachada que se conservan parece indicar la existencia de todo un matacán corrido en esta zona que continuaba en el exterior de la torre circular. El material exacto del que estaba hecho (piedra, madera, o ambos) no está claro.
  • La puerta tronera que da acceso al interior del castillo está compuesta por dos arcos, uno posterior de medio punto también restaurado en el año 2011, y uno anterior, de tipología apuntada, que actúa en la parte superior como un parapeto. Juntos crean una variante de matacán llamada puerta buhedera, ya que como se observa al levantar la vista, el espacio vacío que hay entre ambos arcos servía para defender verticalmente el acceso a la puerta de entrada al castillo. 
  • Atravesados los arcos de la entrada nos encontramos con un vestíbulo cubierto con una bóveda de cañón que da paso al interior del castillo. A su izquierda se sitúa una estancia que podría corresponder con el cuerpo de guardia que controlaría el acceso al recinto. Se accede a la estancia a través de un arco de medio punto y un portal adintelado.